.

Hace algunos años, cuando aún vivía en mi antigua casa, tuve una experiencia que me dejó perpleja y hasta el día de hoy no he encontrado una explicación lógica para lo sucedido.

Un día estaba buscando en internet algunas ideas para renovar mi sala de estar, específicamente quería encontrar algunos xales para sofá que le dieran un toque diferente al ambiente. Después de navegar por varias páginas, encontré un sitio web que ofrecía una amplia variedad de modelos a precios muy accesibles.

Comencé a revisar cada uno de los diseños y finalmente encontré uno que me encantó. Decidí hacer la compra de inmediato, pero al momento de ingresar mis datos personales y de pago, el sitio web comenzó a comportarse de manera extraña, como si estuviera cargando una gran cantidad de información al mismo tiempo.

De repente, la pantalla de mi ordenador se puso completamente en blanco, y sin saber qué hacer, decidí apagarlo y volver a intentar la compra en otro momento.

Sin embargo, al día siguiente me llevé una gran sorpresa al recibir en mi casa una caja con el xal para sofá que había seleccionado en el sitio web, ¡y yo nunca había proporcionado mi dirección de envío!

Al principio pensé que había sido un error de la empresa de mensajería, pero al revisar la etiqueta del paquete, me di cuenta de que la dirección de envío era la correcta y estaba escrita con mi letra.

Aún no sé cómo sucedió esto. ¿Fue un error del sitio web? ¿Acaso mi ordenador fue hackeado? ¿O hubo algo más sobrenatural involucrado en todo esto? Desde entonces, evito comprar en sitios web desconocidos y siempre busco recomendaciones de amigos y familiares antes de hacer cualquier compra.

Lo más extraño de todo esto es que, a partir de ese día, comencé a tener sueños extraños y vívidos sobre xales para sofá. En mis sueños, veía diferentes diseños y colores de xales y me despertaba sintiendo como si hubiera estado en otra dimensión.

Además, comencé a notar cosas extrañas en mi casa. En ocasiones, encontraba el xal que había recibido en lugares inesperados, como en el baño o en la cocina. También noté que algunos objetos se movían de lugar sin que yo los hubiera tocado.

Un día, mientras estaba sentada en mi sala de estar, noté que el xal que había recibido estaba colocado de manera extraña en el sofá. Al acercarme para arreglarlo, noté que había una pequeña inscripción en la etiqueta que antes no había visto. Decía: “Este xal es un regalo de nuestros amigos del otro lado”.

Quedé completamente desconcertada y no sabía qué hacer. ¿Quiénes eran estos amigos del otro lado? ¿Por qué me habían enviado el xal? ¿Qué significaba todo esto?

Desde entonces, he estado tratando de encontrar respuestas, pero hasta el momento no he tenido éxito. A veces me pregunto si todo esto fue solo mi imaginación o si realmente hubo algo sobrenatural involucrado.

Lo único que sé con certeza es que nunca volví a comprar xales para sofá en sitios web desconocidos y siempre trato de mantener mi mente abierta a las posibilidades del universo.

Deja un comentario